El papel de váter

Porque sí. Porque hay una manera correcta de ponerlo y punto, no te me vengas arriba con que hay que ser tolerante…

Esto NO es como si eres de kas naranja o de kas limón o de si eres más de pepsi que coca cola. No. Es algo vital, no puedes andar por allí colocando mal el papel de culo.

Llegas al baño, te sientas (o no pero eso es otro tema) y de repente el papel está mal colocado. Eso te puede arruinar ese momento tan especial y eso querido amigo, no se lo deseo ni a mi peor enemigo.

Sí te lo digo a ti, al que lo pone mal.

Un poquito de porfavor.

Dicen que si no se te contagian los bostezos eres un psicópata. Va a ser que no, son los del papel de váter mal puesto los que están para encerrar o para enviar a una isla desierta sin billete de vuelta.

No es que una tenga TOC, que un poco también, pero es cuestión de lógica: si lo pones bien ves cuántos cuadraditos coges y depende de lo que hayas hecho calculas. Si no los ves es más fácil que te quedes corto o te pases, ¿es que no piensas en el planeta o qué?

Pero no solo eso. Si lo pones mal el papel roza la pared cuando el rollo está entero y, a ver, en tu casa no creo que haya mucho drama pero en un sitio público… qué, ahora qué

Así que por si aún te quedan dudas de lo cuál es la manera correcta te ilustro la situación para que dejes de liarla:

ATENCIÓN: Si te encuentras en una situación BOO! es tu deber de buen ciudadano de transformarla en YEAH!

Que levante la mano el que nunca haya cambiado el papel de dirección. ¿A que tu también lo haces?

Ir arriba